Red de formación en clínica psicoanalítica
CASTELLANO  •  CATALÀ

XII Conversación Clínica del ICF / "El final"

[Barcelona, 3 y 4 de Marzo de 2012]
  • Presentación
  • Programa
  • Flashes
  • Resumen
  • Imágenes

XII Conversación Clínica del ICF: "El final"

Barcelona, 3 y 4 de Marzo de 2012

Con la participación de Jacques-Alain Miller

Coordinación: Guy Briole y Gabriela Galarraga

Participan: Lucía D'Angelo, Shula Eldar, Xavier Esqué, Araceli Fuentes, Pilar González, Vicente Palomera, Estela Paskvan, Antoni Vicens

El final evoca ese tiempo en que, retomando las secuencias melódicas y armónicas, se termina la partitura bajo la batuta precisa del director de orquesta. El último movimiento va con la última nota, le sigue un silencio que se escucha, después viene la respuesta de aquellos que han tenido que estar oyendo.

Así como hay una última nota, ¿hay una última palabra para el análisis? En un análisis finito habría habido una palabra del fin y, al mismo tiempo, no hay palabra del fin. El análisis se termina más bien sobre un imposible de decir.

En el psicoanálisis, el final que conduce al pase se le escapa, por una parte, a aquel que se precipita en él —movido por una decisión que se hace evidente para él— así como a aquél que ha dirigido la cura. La batuta le cae de las manos, es la caída del sujeto supuesto saber. El analizante que entra en el pase "toma sus distancias" con el analista, observa J.–A. Miller, por lo que no se encuentra en el mejor lugar para decir si se trata de un pase, puede decir quizás.[1] Por lo tanto, ¿se les escapan así todos los finales a los protagonistas?

Un final no es un análisis infinito, es un análisis que ha tenido un fin ya sea o no de acuerdo con el analista. Esto no permite suponer una salida prematura por un acting out del analizante o, también, del analista.

¿Se puede anticipar un final? ¿Sobre qué se hace y se decide un fin de análisis: una modificación de la relación con el saber, con el goce? Algunas interpretaciones marcan un punto de inflexión en un análisis, le dan un nuevo giro. Así, en estos finales, ¿ha sido decisiva una interpretación, una escansión?

Hay casos en los que el final marca un término al análisis, a veces también se deshace el vínculo del analizante con el psicoanálisis. Hay otros en los que el final puede seguirse de una reanudación, con el mismo analista o con otro: en circunstancias particulares del sujeto o bien después — habiendo entrado en el procedimiento del pase — de la respuesta del cartel.

El pasaje al analista ha podido plantearse antes o después del final. Podemos preguntarnos por eventuales restos de identificación con el analista: ya sea como vínculo privilegiado por la satisfacción de haber llegado a concluir ese análisis, ya sea como modelo de la dirección de la cura. ¿Ha substituido entonces el control, en la transferencia, al análisis?

Según se considere el atravesamiento del fantasma o el sinthome, ¿podemos concebir un final versión sujeto y un final versión parlêtre?

No hay rodeo posible, es precisamente de aquello que se presenta como fin de análisis, el final, de lo que tendremos que debatir en esta Conversación.

[1] Miller J.-A., « Est-ce passe ? » in : La psychanalyse en forme. Revue La Cause freudienne, juillet 2010, n° 75, p. 84.

Sábado 3 de marzo
14,30 h. Recepción
15 h Conversación
19 h. Cocktail

Domingo 4 de marzo
10 a 14 h. Conversación

Comisión de Organización
Miquel Bassols, Mónica Marín, Rosa-Alba Zaidel

Lugar de realización
Hotel Majestic
Passeig de Gràcia 68 · 08007 Barcelona · Tel: 934 881 717

16-01-2012
FLASH - E. Castro
Leer...
30-01-2012
FLASH - G. Dessal
Leer...
19-02-2012
FLASH - R. Zaidel
Leer...
22-02-2012
FLASH - E. Mena
Leer...
24-02-2012
FLASH - M. Fernandez
Leer...
27-02-2012
FLASH - G. Flores
Leer...
01-03-2012
FLASH - A. Aromi
Leer...
02-03-2012
FLASH - L.F. Orueta
Leer...

Algunas notas sobre la XII Conversación Clínica del Instituto del Campo Freudiano en España

Este fin de semana tuvo lugar en Barcelona la XII Conversación Clínica del ICF en España,[1] que tuvo por título y tema "El final" y contó con cerca de 400 participantes.

La conversación clínica del año pasado, cuyo material acaba de ser publicado en un libro de la colección ELP-Gredos,[2] había girado en torno a las terminaciones de los análisis y a cómo el analizante o el analista pueden dar cuenta del final de los encuentros. Este año la conversación clínica ha dado un paso más abordando la problemática del final del análisis.

Como plantea el texto de presentación de la conversación no hay una última palabra del análisis o la palabra del fin, un análisis termina más bien sobre un imposible de decir. Pero hablar de final implica que el análisis ha tenido un fin, con el acuerdo o no del analista. ¿Se puede anticipar un final? ¿Sobre qué se hace y se decide un fin de análisis?

La conversación se organizó en torno a la presentación y discusión de ocho casos de otros tantos colegas, todos ellos AE de la ELP y de la Escuela Una: Lucía D'Angelo (1997-2000), Shula Eldar (1998-2001), Xavier Esqué (2003-2006), Araceli Fuentes y Pilar González (ambas en ejercicio), Vicente Palomera (1999-2002), Estela Paskvan (2002-2005) y Antoni Vicens (2008-2011). Y contó con la presencia y animación de Jacques-Alain Miller en la tarde del sábado y de Marie-Hélène Brousse en la mañana del domingo. El trabajo se vertebró en cuatro mesas, cuyos ejes de trabajo fueron: 1) El final, hacia el analista; 2) Saber hacer con… 3) Las modalidades de goce y lo incurable; 4) Síntoma y fantasma al final.

La animación del debate estuvo a cargo de Guy Briole y Gabriela Galarraga.

Me limitaré aquí a subrayar algunos de los puntos que me resultaron más interesantes.

En uno de los casos, tras varios años de recorrido analítico, cuando la paciente se comienza a preguntar por el final y la salida del análisis, un sueño permite extraer una identificación al analista que se piensa podría hacer de barrera al fin. Sin embargo, la analizante no ha abandonado aún el dispositivo y hay tiempo aún para que esa identificación puede trabajarse.

Para abordar el final de análisis en otros dos textos –un caso clínico y un testimonio de AE-, J.-A. Miller retomó una cita del Seminario XXIII, aportada por Shula Eldar en su texto, donde Lacan se refiere a la historia como "el más grande de los fantasmas", una trampa que el pensamiento urde alrededor del "fuego frío de los fragmentos de real".[3] ¿Cómo encontrar en estos análisis, "esos fragmentos fríos"?

En uno de estos dos textos, la hija interpelaba en la adolescencia al padre durante la comida, y tras hacerle entrar en cólera, tragaba y callaba. Esta escena se repetirá en la situación transferencial.

Esos fragmentos de lo real son los restos del traumatismo, que han quedado fijados, momento de separación entre el cuerpo y el goce. A partir de entonces, el goce se coloca del lado del Otro, y por tanto, se va a buscar de su lado. Así, el fantasma es una primera manera de tratar estos fragmentos, estos trozos de real y ligarlos a un sentido. Pero, a la vez, es un disfraz pues la orientación hacia lo real en psicoanálisis no es la orientación en el sentido sino que lo forcluye.

De este modo, J.-A. Miller puso de relieve que en el caso citado, la pelea con el padre durante las comidas, pone en juego el objeto oral y el objeto vocal, así como el sentido fantasmático "tragar y callar". El padre abre el "para todos", que el sujeto interpreta "para todos menos yo" y esta interpretación fantasmática queda fijada de manera dolorosa y vinculada a una sensación de injusticia.

Pero al final del análisis –señaló-, se trata de la boca que se come a sí misma, tal y como Lacan retomó de Freud, quien definió la pulsión en 1905 como una boca besándose a sí misma.[4]

El padre que monta en cólera testimonia del efecto de goce de la hija sobre él. En este caso de histeria, se trata de que el padre goce, que manifieste algo de la vida.

Hacer gozar al padre es algo muy distinto que la historia fantasmática que el sujeto ha tejido.

En otro caso, la analizante cuando está contenta, se va, tal como señala Lacan respecto a los finales de análisis en las "Conferencias en las universidades americanas".[5] No se trata aquí de un análisis que lleva a la producción de un analista. La madre era la pareja del sujeto a la entrada –señaló Marie-Hélène Brousse- y lo sigue siendo al final, es decir, el recorrido confirma su posición en la vida, su sinthome. Podemos decir que el trabajo realizado permite al sujeto dejar de estar embarazado por su sinthome sin desembarazarse de él, lo que constituye un ejemplo interesante de la última enseñanza de Lacan al respecto: donde se trata de saber hacer con su posición.

En otro caso, cuando el final aparece en el horizonte, la idea de la separación respecto al analista trae un "estarás sola" que resuena a una frase que el padre decía al analizante, como un "te quedarás sola".

El final de análisis conlleva la soledad, quedarse sola. Sin embargo, se trata de un "sola" distinto del mandato superyoico, que dejaba al sujeto sumido en la desesperación. Este "sola" nuevo introduce otro matiz, una enunciación distinta: Estaré sola con algunos amigos, con mi hijo, etc., del mismo modo que en psicoanálisis, en relación a la autorización del analista decimos "se autoriza de sí mismo… y de algunos otros".

El trabajo sobre el segundo testimonio llevo a un debate sobre el duelo. Los efectos del duelo no realizado por la madre, muerta durante los primeros meses de vida del sujeto, dejaron una marca en el cuerpo, en forma de un FPS, que la condenaba a morir. El duelo que tuvo lugar en el análisis permitió al sujeto separar su cuerpo vivo del cuerpo muerto de la madre y elegir no morirse.

Cuando se pierde a alguien, lo que se pierde es a uno mismo como el objeto que fue para el otro. Un duelo –señaló M.-H. Brousse deshace el nudo: queda el sujeto, los significantes, la imagen, trozos de voz, etc., pero lo real de la persona ya no está más. Se separa lo que anuda el sinthome.

Hay una diferencia entre el sujeto, el objeto y lo vivo, aquello que en el parlêtre tiene que ver con lo reprimido fundamental.

El final de análisis implica que aquel que ha hablado y ha sido escuchado, puede finalmente escucharse, desde donde el Otro escucha. En la transferencia del hablar al escribir se produce una letra. A partir de ahí, la apuesta del pase es que el cartel va a poder leer algo.

El último caso al que me referiré permitió ver lo que ocurre cuando la palabra de una mujer encarna para el hombre el superyó. El hecho de creerla puede ser un verdadero obstáculo para acallar a la mujer que vocifera, un obstáculo para empezar el análisis.

A partir de aquí, se señaló la diferencia que Lacan establece en RSI[6] cuando dice que una mujer es un síntoma para un hombre y, tomando la relación entre amor y locura, diferencia entre "creerlo", "creer allí" (y croire), creer que eso puede querer decir algo, y "creer en el síntoma" (croire à). Es la diferencia entre neurosis y psicosis, entre la relación con el inconsciente y la alucinación.

Primero un hombre puede creer en una mujer y, luego, eso le permite creer en la especie. Pero el hecho de que un hombre crea en una mujer no implica que pueda hacer un sinthome con ella. En el caso mencionado, al final del recorrido analítico, el analizante vuelve a elegir la misma mujer, pero desde otra posición, lo que permite que ella devenga un síntoma para él.

Para finalizar, solo añadir que la conversación estuvo precedida por un intenso trabajo preparatorio en dos vertientes. Por un lado, queremos destacar la labor de investigación de la comisión bibliográfica, coordinada por Félix Rueda, sobre el tema del final de análisis en la enseñanza de Jaques Lacan (en el seminario, los escritos y las conferencias). Por otro, la preparación de la conversación contó con una novedad en la vertiente del habitual trabajo on line. Esta vez la comisión de organización tuvo la excelente idea de proponer a distintos colegas que comentaran con brevedad y precisión, a modo de flash (término que dio nombre a esta modalidad de comentario), algún párrafo escogido de Jacques Lacan sobre la problemática del final del análisis. Contamos así con veintidós precisas aportaciones de otros tantos colegas. Todo ello ayudó a preparar la conversación y ha colaborado en el éxito de la misma.

Margarita Álvarez

Notas

1. Celebrada en el Hotel Majestic de Barcelona los días 3 y 4 de marzo de 2012.

2. VVAA: Terminaciones de análisis. Conversaciones clínicas con Jacques-Alain Miller. Madrid: Gredos, 2012.

3. Lacan, Jacques: El Seminario XXIII: El sinthome. Buenos Aires: Paidós, 2006, pp. 119-122.

4. Freud, Sigmund: “Tres ensayos de teoría sexual”. En: Obras Completas, vol. VII. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1984, p. 165.

5. “Un análisis no puede ser llevado demasiado lejos. Cuando el analizante piensa que es feliz en la vida, ya basta”, en: Jacques Lacan, Conferencias y conversaciones en las Universidades americanas, noviembre de 1975. Inéditas.

6. Lacan, Jacques: RSI. Clase del 21.1.1975. Inédito.

7. En este sentido, una mujer es un síntoma para un hombre cuando consiente a que él recupere el objeto a por su mediación. Y en tanto síntoma, deviene el verdadero superyó del hombre en tanto este último es el núcleo sintomático fundamental (en: Éric Laurent: El sentimiento delirante de la vida. Buenos Aires: Diva, 2011, p. 68).

© 2012-2013 SCB Sección Clínica de Barcelona • Aviso legal Diseño web por Tecniber-5 / Fotos Alwarex