Área de la Tétrada | Seminarios Obligatorios | Elucidación prácticas

El síntoma y las primeras entrevistas
Vicente Palomera

De un modo genérico, definimos como síntoma todas aquellas razones que llevan a alguien a consultar. No es necesario que el síntoma esté muy localizado a la entrada. Lo necesario  es que haya una división manifiesta, localizable, “algo" que haga signo de esta división. Nos equivocaríamos si diéramos el nombre de síntoma a ese “algo”. De hecho, el síntoma que se dirige al tratamiento es un síntoma transformado y, en las primeras entrevistas, se trata de encontrar aquello que produjo esa transformación: buscamos localizar lo que "puso en jaque" la estrategia natural del sujeto para tapar su división. 

El síntoma a la entrada es un síntoma que pierde goce y, por tanto, nuestro primer paso será localizar este síntoma en la experiencia clínica. Es indispensable, en primer lugar, encontrar ese síntoma “con pérdida de goce" si no queremos confundir los sujetos neuróticos con los sujetos psicóticos. En segundo lugar, hay que señalar que ese síntoma  “con pérdida de goce” está naturalmente predispuesto a buscar un complemento, razón por la cual la cuestión reside en saber "a qué otro" se dirige ese síntoma. En efecto, para que una cura pueda desarrollarse es necesario que ese síntoma “con pérdida de goce” se dirija al sujeto-supuesto-saber, que no es cualquier otro.

Bibliografía:

Miller, Jacques-Alain. Introducción a la clínica lacaniana, Colección Gredos-ELP, RBA, Barcelona, 2006.

Miller, Jacques-Alain. Introducción al método psicoanalítico, Eolia-Paidós, Buenos Aires, 1997.

Miller, Jacques-Alain. El hueso de un análisis, Tres Haches, Buenos Aires, 1998.

Compartir

  • Compartir en Twitter
  • Compartir en Facebook

Área de Extensiones del Seminario